Error aislar poblaciones ante COVID-19

2020-03-29 08:07:20   3980 Visitas


España.- Diversos países han adoptado distintas medidas, principalmente las que limitan el contacto de la gente ante la propagación del coronavirus COVID-19 en los cinco continentes, lo que valió que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara pandemia. Sin embargo, diversos epidemiólogos consideran que el aislamiento es una medida “alarmista” y que las medidas “desproporcionadas” resultan contraproducentes y se han generado por “voces alarmistas” que en las cifras sobre la nueva enfermedad han omitido en el conteo el número de personas recuperadas por el virus.

El periodista español Miguel Rex, retomó en un texto las opiniones de expertos como Wolfgang Wodarg, expresidente de la Comisión de la Salud del Consejo de Europa, Manuel Elkin, descubridor de la vacuna contra la malaria y Pablo Goldsmith, prestigioso virólogo, quienes tienen sus dudas respecto a la ola de pánico que se ha generado alrededor de COVID-19. Así mismo hace un cuestionamiento sobre las muertes generadas por la gripe A, frente a las generadas por el coronavirus que el año pasado registró 525,300 muertos.

Retoma la opinión del virólogo Pablo Goldsmtih, quien consideró que “nuestro planeta es víctima de un nuevo fenómeno sociológico, el acoso científico-mediático” generado en torno a la cepa de coronavirus comparando la situación con casos como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) en 2003 o en 2009 con el virus de la gripe A.

Por su parte el creador de la vacuna de la malaria, Manuel Elkin, apuntó que “estamos entrando en un juego mediático sin sentido” que ha generado que se adopten medidas extremas como el aislamiento de las poblaciones.

El inmunólogo apunta que si bien es lógico aislar a las personas contagiadas y estudiar a los allegados con el infectado por coronavirus, no se debe “instalar un sistema de histeria colectiva como el que hay” en referencia al aislamiento de personas y ciudades que se han dado en diversos países.

El periodista además hace una reflexión en torno a lo que él considera pánico alrededor del COVID-19, en el cual los medios han influido pues solo se hace el conteo de los casos de contagio y muerte.

Sostiene que ante situaciones como las antes mencionadas los sistemas sanitarios son sometidos a presiones innecesarias, que distraen el funcionamiento habitual de los servicios públicos. Otro factor que enlista es que “la calma” no vende mascarillas, en relación al aumento en la producción de cubrebocas que incluso han subido su precio.

Por su parte el doctor en Medicina Darren Schulte, CEO de la compañía de análisis Apixio, sostuvo que la situación le recordó a lo ocurrido con el SARS en 2003, y la situación que generó un efecto de mayores muertes a un largo plazo.

“La recesión económica, la pérdida de empleos, el endeudamiento de familias y empresas… y ya, directamente, los venideros recortes en sanidad incrementarán el número de enfermedades evitables y de muertes por un periodo de tiempo mucho más largo”, cita el periodista español.

Darren Schulte también recuerda que si bien es cierto que el COVID-19 no tiene vacuna, debe haber un equilibrio entre la “salud pública y la seguridad y las consecuencias de interrumpir la vida diaria”. Su recomendación es mantener “aislar temporalmente a las personas infectadas o que tienen un alto margen de riesgo, ponerse en mascarillas en esos casos, mientras el resto toma medidas de higiene básicas”.

Otro factor a considerar, exponen los especialistas consultados, son los efectos psicológicos, emocionales y físicos que causa el aislamiento en la población.

Edición: Jennifer Valenzuela

Grupo Radiza Chihuahua