La caldera

2020-03-25 08:42:42   378 Visitas


Por: Redacción Estatal

*MARU LE GANA TIRÓN A CORRAL

DE PLANO quienes traen una distancia insana son la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, y el gobernador del estado, Javier Corral Jurado.

Ambos ni siquiera en los tiempos de Coronavirus se ponen de acuerdo en la hora del mensaje y menos en su contenido. O tal vez es una estrategia, populista, como ahora se dice y repite.

Para anunciar la segunda etapa de medidas preventivas de propagación de virus, la presidente municipal de la capital, envió su boletín, video y audio a las siete de la tarde.

Gobierno del Estado publicó en Facebook que a las 8:15 PM. El Gobernador dirigía un mensaje importante a los habitantes de Chihuahua, pero no sólo ya se he había adelantado Maru, sino que el famoso mensaje llegó dos horas después de lo anunciado, mientras todos estábamos con el Jesús en la boca ante el vital anunció.

En el fondo las medidas fueron las mismas, pero Corral agregó el sector restaurantero en su anuncio de cierres y la alcaldesa acordó y luego lo anunció que permanecería (los restaurantes) abiertos.

La insana distancia y descoordinación, provocó reclamos, desinformación y confusión en este sector de donde dependen miles de familias en el Estado y desde luego en la capital.

Ante el mensaje cruzado; unos abrieron y otros no. Argumentan que no hay decretó ni notificación al respecto, pero tampoco existe para casinos, bares, spas, antros. Sólo un anunció en redes, en el caso del gobernador.

Lo que hoy queda claro es que otros intereses, otras aspiraciones y otras fobias, superan entre el gobernador y la alcaldesa superan en el estado de emergencia en el que nos encontramos.

Tal fácil que hubiese sido acordar con una llamada telefónica el lugar y hora para acordar el mensaje y salir juntitos a dar el importante anuncio.

Eso daría confianza y certeza a una comunidad que empieza a caer en psicosis individual.

Pero también en el caso de ambos gobernantes, les faltó asumir la parte que a ellos les corresponde en el tema económico.

Una cosa es cortar de tajo la productividad o parte de ella de tajo, sin atender a cientos de miles que dependen de sus jornadas diarias, y no tienen garantizado el cheque como sucede con quienes ordenan estás medidas.




*CIERRE DE NEGOCIOS PEGA A LO FORMAL

POR CIERTO que en la capital, mientras cierran restaurantes y otros giros, los puestos callejeros de alimentos, fritangas, frutas, pan y dulces caseros, continúan laborando, pese a que desde el lunes se les notificó que esta actividad ambulante estaba cancelada hasta el próximo 20 de abril.

Desde luego de que no se trata de ir en contra de los ambulantes quienes en su mayoría viven de esa actividad, el fijón va más bien dirigido al por qué a los formales les cierran las puertas y ellos siguen operando.

Quienes están en el comercio formal de alimentos, tienen las medidas y protocolos de sanidad, mientras que los ambulantes exponen al aire libre sus productos alimenticios, atienden y reciben pagos sin ninguna medida preventiva y la higiene no es la mejor.

En pocas palabras, potencialmente se convierten en un foco de infección para lo términos de esta Pandemia y otros contagios y la autoridad flexibiliza los protocolos de riesgo.




*PARRAL HACE ALGO POR PEQUEÑAS EMPRESAS

EL QUE si aprovecho los tiempos de la Pandemia fue el alcalde Independiente de Parral, Alfredo “El Caballo” Lozoya, quien no sólo ordenó acciones preventivas de contagio, sino una bolsa inicial de 20 millones de pesos en cuatro acciones concretas.

Para los changarros, pequeñas empresas, talleres y demás, que tengan hasta 30 empleados, el Municipio de Parral, les va otorgar el 70 por ciento del salario en un convenio en donde el propietario aporte el restante 30 por ciento, no los despida y los mande a casa durante los próximos 18 días.

Destinará un subsidio similar en porcentaje, pero a través de un crédito sin intereses y pagables después de la contingencia para, negocios informales para que continúen laborando y produciendo en su caso, bajo las estrictas medidas sanitarias.

Finalmente todos los permisos o derechos municipales, estarán financiados hasta el mes de julio y se pagarán de manera inmediata los servicios de los proveedores para que se conserven empleos y se generé flujo de efectivo en las calles.

Bueno, no es la panacea, pero como dicen en Parral, algo es algo, y por lo menos existe la voluntad de no sólo imponer acciones sanitarias, en donde desde luego la prioridad es la salud, pero además apoyar las economías, que en una crisis suelen ser más graves que las pandemias.




Tu opinión nos interesa, si tienes un comentario o algo que divulgar estamos para escucharte en lacalderaradiza@gmail.com


Edición: Abigail Serna

Grupo Radiza Chihuahua