Los pecados capitales en el sexo

2019-05-22 08:17:53   2451 Visitas


En los tiempos que corren la sexualidad ya no es un tema tan tabú como hace algunos años atrás. Las mujeres se han liberado bastante y esto influye mucho en la cama, en el momento de estar en la intimidad, con la pareja.

Sin embargo, esta liberación no ha terminado con los errores entre las sábanas. Es por ello que una periodista de la revista PorTodaMujer, ha enumerado cuáles son los pecados capitales (en versión “sexual”) que ocurren en la intimidad. Estos pueden causar que baje el nivel de la pasión, el entendimiento y la calidad del encuentro. Vamos con ellos:

La avaricia: si uno de los dos es demasiado tímido como para pedir en la cama aquello que quiere o que le gusta, o para explicar a la pareja qué es lo que no le agrada, ahí existe un problema. También, si te encuentras en el grupo de los que dicen “a mi no me importa si no tengo un orgasmo, si él/ella lo logra”. Esto es muy contraproducente para ti y para la otra persona. Si quieres que haya más juegos en los actos previos, solo tienes que pedirlo, muchas veces no vale insinuar.

La ira: muchas parejas que tienen una discusión liman las asperezas en la cama, teniendo sexo y parece que nada ha ocurrido. Esta reconciliación es buena ponerla en práctica algunas veces, pero no siempre. Porque en el interior, siempre hay algo que queda “pendiente” de resolver.

La envidia: este estudio afirma que las mujeres son más envidiosas que los hombres. Además, dice que los hombres suelen ser más “relajados” en ese sentido, pero también tienen lo suyo. Es bueno saber que la envidia sana existe y que la podemos transformar en algo positivo. ¿Cómo? Como si fuera una fuente de inspiración.

La soberbia: Hay muchas mujeres y hombres que caminan por la vida con una gran seguridad porque han tenido “la suerte” de ser hermosos, de tener un lindo cuerpo, de ser demasiado simpáticos, atrevidos o inteligentes. Su seguridad tiene que ser contagiosa. Seguro que te encantaría sentirte bien con tu propio físico, algo que no ocurre demasiado a menudo. La gran mayoría ve las imperfecciones y no lo lindo que tienen.

Los hombres se cansan un poco de escuchar siempre la misma cantinela sobre que su pareja está gorda, tiene celulitis, sus pechos son demasiado pequeños, etc. Esto disminuye el deseo. Por el contrario, es mejor comportarse como si fueras Afrodita, la diosa del Amor, con tu pareja. Te respetarás a ti misma y a la vez, harás que la llama de la pasión de tu compañero nunca se apague. Como se dijo al principio, a ellos les gustan las mujeres activas, con ideas nuevas, ganas de innovar, etc.

La pereza: aquellos que se quedan todo el fin de semana acostados en la cama o sentados en el sillón con una gran lista de tareas para hacer deben saber que están espantando a la sexualidad. El abandono y la falta de espontaneidad son dos enemigos del sexo y de la pasión.

Cuando convives o te casas con tu pareja, esto puede volverse en contra de tu relación. No te pases todo el día fregando, cocinando y limpiando, arreglando los grifos, cortando el césped o sacando a pasear al perro. Hay que mantener un equilibrio y, por qué no, guardar energía para el encuentro sexual.

La gula: la manera de comer de una mujer o de un hombre puede decir mucho de ellos. También se puede trasladar a la cama. Si en un restaurante siempre deseas lo más sofisticado es probable que en el sexo no te conformes con algo simple y convencional. La gula puede significar también el afán por siempre probar más. Reconsidera la forma en que “te sirves” en la intimidad.

La lujuria: sin dudas es el pecado capital relacionado al sexo por excelencia. Seguramente siempre has querido ser una mujer fatal que seduce a su pareja con un abrir y cerrar de ojos o un seductor nato, que las deja a todas “locas”. Que pienses o te guste un actor o una cantante, hasta el punto de que te imagines en la cama con ese personaje, puede ser positivo para la pareja. Los sueños eróticos son divertidos y puedes ponerlos en práctica para cambiar la rutina.

Edición: Gabriela Guedea

Grupo Radiza Chihuahua