Sección Estatal

Sobreviviente de masacre narra los hechos

Jueves, 9 de Agosto de 2018 09:23
Visitas: 4807Comparte en:

Cd Juárez, Chih.- Testigos e implicados en la masacre ocurrida hace una semana en Praderas de los Oasis fueron declarados ayer ante un Tribunal de Control. De las declaraciones de algunos de ellos surgieron elementos que permitieron mantener presos por un año a 6 de los detenidos, mientras que dos mujeres tuvieron que ser liberadas.

La testigo principal, quien fue declarada anticipadamente y en audiencia privada, será sacada de la ciudad para su protección, se informó ayer.

René Hernández Chávez, presunto autor intelectual y vendedor de heroína; Karina Rubí Pérez Valtierra, Daniel Quinn Calderón, apodado “El Quinn”; Irving Abdul Limas Martínez –quien también se hace llamar Luis Fernando Limas Escapita, alias “Ferny”; Diego Armando Jasso Rivera, “El Jasso” y Martín Alberto Favila González, “El Chori”, fueron acusados del delito de homicidio calificado y algunos de posesión de drogas.

Además de las declaraciones, la autoridad tiene algunas pruebas físicas, 48 indicios, entre guantes de látex, colillas de cigarros, huellas de calzado, latas de cerveza, un cinturón color negro, una extensión roja, un lazo, pipas de vidrio y agujetas de tenis.



"Víctimas suplicaron por sus vidas’; fue para eliminar testigos"

Las 11 personas asesinadas en la vivienda del fraccionamiento Pradera de los Oasis, fueron víctimas inocentes de una venganza surgida a partir del asesinato y descuartizamiento de un hombre quien a su vez fue privado de la vida de esta manera por haber robado varias dosis de “cristal” (metanfetaminas) a la pandilla “Artistas Asesinos”.

A las 11 víctimas las estrangularon con un cable eléctrico y a dos de ellas –mujeres– les colocaron pipas de “cristal” en sus cuerpos, sólo porque vieron al grupo de hombres que “levantó” a la mujer que presuntamente había “puesto” a Jonathan René Hernández Pérez, apodado “El Titis”, así se informó en la primera audiencia judicial instruida en contra de los seis sospechosos de ese multihomicidio.

Todo se desencadenó cuando René Hernández Chávez, padre de Jonathan René decidió cobrar venganza por el crimen de su hijo y hacerlo justo el día en que él hubiera cumplido años.

Hernández Chávez es integrante de la pandilla “Los Aztecas” y fue excarcelado a finales del año pasado tras cumplir una sentencia de 13 años de prisión por un asesinato.

Jonathan René fue asesinado el pasado 28 de mayo presuntamente por instrucciones de una persona apodada “El Garfi”, un mando de la pandilla “Artistas Asesinos”, luego de que él vendió el cristal que halló oculto en una imagen de San Judas al momento que fue a recoger unos muebles a la casa de unas personas asesinadas y quienes eran familiares de su pareja sentimental identificada como Meibi Oyuki Santella.

“El Titis” le vendió la droga a un hombre de apodo “El Nan” y a su vez él le aviso a “El Garfi” de esa transacción y fue cuando se ordenó el crimen de “El Titis”.



Después de recoger los restos del cuerpo de su hijo, René Hernández Chávez ideó el asesinato de los responsables. En busca de venganza, él contacto a la hoy testigo de identidad protegida quien se encuentra bajo resguardo de la Fiscalía General del Estado (FGE) Zona Norte y ya rindió declaración ante el Ministerio Público (MP) y ayer frente a un Tribunal de Control para explicar cómo sucedió el multihomicidio.

La declaración de la testigo protegida y públicamente identificada con las iniciales R.E.V.A., fue recibida por el Tribunal de control de forma anticipada ante el temor de que sea asesinada y también porque será sacada del estado bajo la protección de la FGE.

De acuerdo con las declaraciones R.E.V.A., desde hace unos seis meses ella era amiga de Meibi Oyuki Santella y trabajaba para René Hernández rentando las casas que iban a ser utilizadas para ejecuciones.

El cumpleaños de “El Titis” iba a ser el pasado 2 de agosto y ese día René le llamó como a las 3 de la tarde a R.E.V.A., para decirle que estaba buscando a Meibi. Ella le contó que la iba a ver para acompañarla a tatuarse y le proporcionó la ubicación del domicilio donde se iba a realizar esa actividad, que resultó ser la casa de la calle Oasis de Egipto número 1201 en Pradera de los Oasis en donde en total había 13 personas incluidas la hoy testigo protegida.

Como a las 5 de la tarde de ese 2 de agosto, Meibi y R.E.V.A., llegaron a la vivienda donde había pocos muebles y todos estaban sentados o recostados en el suelo y se encontraban bajo los influjos de la droga.



“Se me hizo raro que a donde yo volteara había bachas de cigarros, pipas para el "cristal", focos ya usados, jeringas tiradas y todos andaban bien locos, bien drogados… Meiby también empezó a fumar mariguana y yo le dije que si mejor nos íbamos a otro lado y ella me dijo que sí, que nada más la tatuaran nos íbamos”, declaró la testigo protegida.

Presuntamente René llegó al lugar acompañado de su pareja sentimental Karina Rubí Pérez Valtierra así como Daniel Quinn Calderón, apodado “El Quinn”; Irving Abdul Limas Martínez quien también se hace llamar Luis Fernando Limas Escápita, alias “Ferny”; Diego Armando Jasso Rivera, “El Jasso”; Martín Alberto Favila González, “El Chori” y al menos un hombre más quien aún no ha sido identificado; iban a bordo de dos vehículos.

La testigo recibió la instrucción de abrir la puerta para que los hombres ingresaran y no hacer preguntas. Por lo que salió bajo la excusa de que iba a conseguir “pase”. Al estar afuera habló con René y le preguntó que iba a hacer además de advertirle que en la vivienda había varias personas, pero él le respondió que todos se iban a dormir.

“Yo le dije que no, que eran muchos, pero me contestó que "estás pendeja si ya les vieron las caras”, explicó la testigo.



Aunque las víctimas suplicaron que no las mataran su voz no fue escuchada por los homicidas.

Además una de las víctimas fue asfixiada por varios hombres pues tardó en fallecer.

La causa de muerte de las 11 víctimas Manuel Esteban Zamora Ávila, Christian López Reyes, Chistofer Daniel Jáuregui Escobedo, Glen Édgar Gómez, Ricardo Hernández Carbajal, Christian Iván Hernández Ontiveros, Carlos Iván Torres Sotelo, Víctor Arturo Soto Calderón, Miriam Janeth López Contreras, Marisol Terrones Meléndez, Julia Beatriz Nevárez Martínez, fue asfixia por sofocación.

Los responsables utilizaron un cable negro con rojo para asfixiar a las víctimas así como cintos; las cuerdas de zapatos y cordones para amarrarlos de las manos y les metieron en la boca calcetines y retazos de tela.

Únicamente Meiby Oyuki fue sacada del inmueble con vida y llevada a una casa de seguridad ubicada frente a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) y a unos metros de las instalaciones de Estación Babícora, en la calle Fortín de la Soledad de la colonia Morelos IV, donde la retuvieron varias horas mientras la torturaban para sacarle información respecto a los responsables del homicidio de “El Titis”.

Luego la cambiaron a otra casa de seguridad domiciliada en la calle Santa Clara número 1563 de la colonia Patria donde la mataron junto con César Espiñán apodado “El Gordo”, a quien le tendieron una trampa para que acudiera al primer inmueble. Al parecer René Hernández Chávez pretendía vincular el homicidio de las 11 víctimas al líder de “Los Aztecas” Juan Arturo Padilla Juárez alias “El Genio”, quien fue ultimado hace unos días en un penal de la capital del Estado.

Edición: Gabriela Guedea

Grupo Radiza Juárez


Más de Juárez