Sección Tips

Cómo aprender a perdonar

Martes, 30 de Enero de 2018 08:24
Visitas: 1363Comparte en:

Ante todo, perdonar es una decisión. Nuestros prejuicios, creencias, rasgos de personalidad y sentimientos formados a partir de experiencias previas determinan cuán fácil o no nos es actuar para optar por dicha decisión. Por otra parte, perdonar no es algo inmediato; requiere de un proceso de asimilación, comprensión y sanación previo a poder perdonar de verdad. No obstante, ese proceso puede ser más lento en ciertas personas, a menos que se entrenen para modificar ciertos comportamientos y actitudes egoístas, estar dispuestos a hacer introspección y mirar las situaciones con una visión más amplia.

1. Sé afable

De acuerdo con expertos en psicología, una de las características de la personalidad asociadas al perdón es la afabilidad. Quienes tienen este rasgo son personas que confían y son indulgentes, generosas y condescendientes. Por el contrario, quienes son demasiado autoconscientes suelen sentirse vulnerables, creen que necesitan herir antes de ser heridos o sienten lástima de sí mismos, se autoprotegen de todas las emociones negativas que les causa una ofensa manteniendo el rencor. Practica la afabilidad, primero, con tus seres queridos. Pregúntate, por ejemplo, si sería lógico que tu pareja quisiera lastimarte a propósito; el hecho de que haya cometido un error o haya dicho algo hiriente no significa que lo haya hecho con dolo. Confía y encontrarás más fácil el camino al perdón.

2. Pide y acepta una buena disculpa

Cuando alguien te lastima, normalmente quieres que reconozca su error o que sepa que te hirió. En lugar de encerrarte en el silencio, toma una distancia suficiente de la persona que te haya hecho enfadar y, una vez que estés listo para acercarte y comunicar tus sentimientos con calma, hazlo. Expresar qué causó tu enfado o sufrimiento puede ayudar a quien lo provocó a saber que sus acciones o palabras no fueron los adecuados o los esperados. También puede ser un primer acercamiento para que se disculpe contigo. En lugar de pedir una disculpa inmediata, dale tiempo suficiente para reflexionar en torno a la conversación y acepta su disculpa sincera. Una vez que te la pida, no regreses al reclamo o a la recapitulación de lo ocurrido. Una disculpa sincera equivale a haber comprendido la situación y mostrar arrepentimiento, así que no hace falta darle vueltas. Sigue adelante y perdona.

3. Aprende a perdonarte a ti mismo

Para las personas es más difícil perdonar a otros cuando de entrada les cuesta trabajo perdonarse a sí mismos. Si vives exigiendo disculpas de otros, quizá debas analizar primero tu perspectiva de las situaciones. El mundo no está en tu contra, pero quizá haya algo en ti que esté generando una actitud negativa en quienes te rodean. También analiza las experiencias que has tenido en tu vida y pregúntate si es posible que estés reflejando en otros situaciones que te hirieron en el pasado. Por último, intenta meditar en torno a tu visión del mundo. Si aprendes a perdonarte cuando te equivocas, verás que también podrás ser más comprensivo y perdonar a quienes cometen errores.

Edición: Eduardo Luna

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips