Sección Tips

¿Qué tipo de papá eres?

Lunes, 29 de Enero de 2018 07:41
Visitas: 1248Comparte en:

Estoy seguro de que si muchos supiéramos lo padre que es ser papá, lo fuéramos desde antes. Aunque estoy convencido que todo llega en su momento, ya que hay hombres a los que la inmadurez los sorprende con la gran responsabilidad que representa y optan por evitar la bronca y literalmente huyen con mil y una excusas privándose de la gran satisfacción que representa.

Si pudiéramos clasificar la gran variedad de papás que existe en base a las actitudes que tomamos podríamos mencionar más de veinte, pero hoy quiero enfatizar en los más comunes:

1. Padres estrictos y cuadrados

Generalmente tuvieron un papá igual y tienden a repetir el patrón de conducta. El orden, la disciplina y la obediencia son fundamentales, muchas veces a costa amenazas, gritos, reclamos o castigos. Generalmente logran su cometido a un costo muy elevado porque en muchos de los hogares, en lugar de amarse, se les teme.

2. Padres consecuentes

Amorosos, comprensivos, participativos, pero que en ocasiones se hacen de la vista gorda por evitar problemas con los hijos, su frase favorita es: a mí no me pidas permiso, lo que diga tu mamá. Evaden frecuentemente la responsabilidad para que sea la madre o los mismos hijos quienes enfrenten las consecuencias de sus actos. Se ganan fácilmente el cariño de los hijos por la poca disciplina que exigen pero pueden ganarse también el reproche de la esposa quien es la que generalmente le toca el rol de la mala del cuento.

3. Padres ausentes:

A diferencia del anterior, éste prácticamente no está y cuando está, es como si no estuviera. Sí hay diálogo, pero sólo lo indispensable. No conoce a fondo el sentir de sus hijos por mantenerse al margen de los problemas. Sus múltiples compromisos laborales, personales o deportivos le impiden tener una comunicación profunda.

Su ausencia se hace notable no solo cuando físicamente no está, sino cuando se encuentra en casa viendo la televisión, pegado a la computadora o al celular atendiendo asuntos de suma trascendencia.

Una clasificación aparte tendrían la gran cantidad de papás que son ausentes por convicción y que olvidan a sus hijos. Por un sin fin de razones que pueden encontrar, optan por rehacer su vida echando por la borda la obligación que tienen. El precio a la larga es el más caro, ya que cuando existe la madurez o la conciencia, el arrepentimiento y la culpabilidad se hacen presentes. Mi reconocimiento a tantas madres solas que logran formar hijos de bien a costa de un gran sacrificio y que nunca serán padres y madres a la vez, pero si ¡mucha madre!

4. Padres proveedores

A diferencia del anterior la frase favorita de ellos es: ¿les falta algo? ¡Trabajo para ustedes todo el día!

Buscan a toda costa trabajar para que no les falte nada a su familia, lo cual es loable, pero tristemente el exceso de trabajo les impide disfrutar de los mejores momentos, lo cual detectan al paso del tiempo.

Entiendo que somos muchos los que deseamos que nuestros hijos tengan una excelente educación y poder dejarles algo para el futuro pero el precio que pagamos al no tener un equilibrio entre el trabajo versus tiempo de calidad en familia, es tremendo.

5. Padres que se creen perfectos

Expresan constantemente lo buenos hijos que fueron. Lo estudiosos, nobles y buenos que fueron con sus padres durante su niñez y que jamás ocasionaron ningún tipo de conflicto.

Expresan frases como: ¡con una mirada, mi papá nos controlaba!, o ¡si yo le hubiera contestado a mi padre así como me acabas de contestar, ya me hubiera tumbado los dientes!

Muchas veces dicen todas las cualidades que tenían en su infancia y, en ocasiones, los abuelos ya murieron y no hay testigos que hablen de tan buen comportamiento.

Difícil afirmar que somos padres ideales porque generalmente ese juico lo hacen los hijos en base a cada realidad que viven. Lo que sí puedo afirmar es que un padre que trasciende favorablemente es aquel que logra fortalecer la autoestima de sus hijos diciéndoles frecuentemente cuánto los ama, enfatizando en sus fortalezas y trabajando con respeto sus debilidades, procuran dar un buen ejemplo fomentando la honestidad y el respeto a los demás y el amor al trabajo digno.

Edición: Eduardo Luna

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips