Sección Internacional

Violó a 500 niños y vendía los videos

Domingo, 21 de Enero de 2018 23:52
Visitas: 3256Comparte en:

Estados Unidos.-Se hacía llamar “El Lobo Feroz”, apodo con el cual sus clientes lo conocían y se dirigían a él, cuando seleccionaban su siguiente víctima, otro menor de edad a quien violaría brutalmente.

La historia y larga trayectoria de brutalidad, salvajismo y pederastia de Juan Carlos Sánchez Latorre, está tapizada por impunidad y años de investigación para dar con él. La historia la reporta Semana, en Colombia.

A Sánchez, oriundo de Barranquilla, Colombia, se le acusa de al menos 500 casos de abuso sexual a menores, entre sus víctimas se encontraban, en su mayoría, niños y niñas de entre 8 y 14 años, aunque hubo una de apenas 14 meses de nacida.

Sus víctimas, su modus operandi y la brutalidad de los abusos, le otorga un lugar en la lista de los peores pederastas y criminales en la historia, no únicamente en Colombia.

Apareció por primera vez en el radar de las autoridades en 2005, para entonces tenía reportados más de 50 casos de violaciones a menores. En ese entonces, seis de las víctimas lo identificaron como su agresor y había apabullante cantidad de pruebas en su contra.

Se presume que decenas de casos en años siguientes formaban parte del amplio bagaje criminal de Sánchez, pero por alguna razón las autoridades los consideraban casos aislados, no relacionados al lobo feroz de Barranquilla.

No fue sino hasta que autoridades mexicanas desmantelaban una red de pederastia y pornografía infantil, que se encontraron centenares y espeluznantes casos de abuso sexual, directamente relacionados a Sánchez.

La Interpol mexicana detuvo a un sujeto, Héctor Faria conocido en redes como Anthony, quien en su poder tenía 276 carpetas, cada una de ellas con al menos una foto de un menor de edad, y un video de su brutal violación.

Sánchez acudía a locales de videojuegos y parques, donde niños frecuentaran, y tomaba fotografías de lejos. Hacía un catálogo que ofrecía a sus clientes, mismos que solicitaban una víctima por una suma que iba entre 100 y 400 dólares.

Después de la selección, Sánchez cortejaba a los menores con engaños de juegos y diversión en su casa, donde los sometía, los obligaba a fotografiarse desnudo y luego los violaba.

Tras años de búsqueda y pocos resultados, se logró dar con una de las primeras víctimas de Sánchez, en Colombia, mismo que lo identificó en una fotografía que investigadores lograron obtener. El joven los guió hasta la casa del pederasta.

En el domicilio estaba la familia del agresor, quienes, tras rastrear sus llamadas con Sánchez, llevaron a la ubicación actual del pederasta, en Venezuela, adonde había escapado a principios de 2017.

La Interpol venezolana se encargó del resto. Con los datos que sus homónimos colombianos les habían otorgado, dieron con Sánchez quien acechaba ya un parque infantil. Detenido en Venezuela, el 1 de diciembre, se espera su extradición a Colombia.

Los 500 casos de abuso sexual a menores, son solo un estimado con respecto a los que se conocen ya. Resta por saber si hubieron más en Venezuela.

Edición: Francisco Dominguez

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Internacional