Sección Tips

Mitos y realidades de la esterilización

Viernes, 19 de Mayo de 2017 08:09
Visitas: 1143Comparte en:

La esterilización o castración de animales de compañía se refiere a la extirpación definitiva de sus órganos sexuales por medio de una cirugía, de modo que su reproducción ya no es posible.

Además de contribuir a la reducción de la población de perros y gatos, que son los animales que se tienen como mascota en la mayoría de los casos, se trata de un procedimiento que trae beneficios para la salud de los animales, al ayudar a la prevención de enfermedades e infecciones.

En el caso de las hembras, la esterilización elimina la posibilidad de que desarrollen cáncer ovárico y uterino y reduce significativamente la amenaza de cáncer mamario, mientras que en los machos previene el cáncer en los testículos y las enfermedades de próstata.

De esta manera, los perros y gatos esterilizados tienen vidas más largas y saludables, con una esperanza de vida entre 2 y 3 años mayor que aquellos que no lo están.

Por otro lado, la esterilización reduce la necesidad de reproducirse, lo cual se traduce en un efecto calmante en muchos de los animales, especialmente en los machos, que dejarán de intentar salir o escapar en busca de una pareja. Además, el deseo de marcar su territorio con orina disminuirá en gran medida.

A pesar de los beneficios que implica la castración de las mascotas, se trata de un tema rodeado de mitos, los cuales hacen que los dueños de animales de compañía se resistan a llevar a cabo este procedimiento. Por ello, aquí te presentamos cinco de esos mitos y te aclaramos la realidad al respecto.

1. Necesitan reproducirse al menos una vez antes de ser esterilizados

No existe evidencia científica que indique la necesidad de que las hembras tengan una camada o los machos se crucen al menos una vez antes de ser castrados.

Por el contrario, los veterinarios recomiendan que el proceso se realice una vez que los cachorros tienen su cuadro de vacunación completo, entre los 4 y 5 meses de edad, que además es un tiempo adecuado en el que ya existe una madurez fisiológica del cachorro, lo que disminuye los riesgos anestésicos.

En el caso de las hembras, lo ideal es hacerlo antes del primer celo, que ocurre entre los 6 y 7 meses, pues la esterilización temprana reduce el riesgo de cáncer mamario.

2. La castración les impide disfrutar de una vida sexual

Este mito surge del proceso de humanización que hemos hecho con los perros, al atribuirles características y comportamientos propios de nuestra especie. A diferencia de los humanos, que practicamos la actividad sexual por placer y no meramente con fines reproductivos, los perros y gatos sólo experimentan deseo sexual ante la presencia del celo en las hembras. Así, cuando son esterilizados dejan de responder a ese estímulo y su vida sigue normalmente.

A la par de este mito surge otra creencia errónea, al pensar que los machos pierden su masculinidad debido a la castración. Esto se debe a que mucha gente concibe la masculinidad del perro como la del humano. Sin embargo, su respuesta sexual gira en torno al instinto que, como mencionamos, se desata a partir de la temporada de celo de las hembras. Así que, al eliminar sus órganos sexuales, este estímulo desaparece, pero el perro sigue siendo el mismo de siempre.

3. El proceso quirúrgico es caro y peligroso

La esterilización es una de las cirugías que más comúnmente se realizan en las mascotas, y al ser llevada a cabo por un médico veterinario certificado no debería haber ningún problema en el procedimiento y la recuperación de los animales.

Si sigues las recomendaciones del veterinario y le das a tu mascota los medicamentos correspondientes para prevenir dolor, inflamación e infecciones, tu perro o gato regresará a sus actividades normales después de entre 24 y 72 horas.

En cuanto al costo, éste varía dependiendo de la clínica veterinaria donde se realice, así que puedes cotizar con los veterinarios que conoces y sondear las experiencias que los dueños de otras mascotas han tenido con ellos, para elegir al que más te convenga y con el que tu animalito estará en mejores manos.

Por otro lado, las dependencias gubernamentales y las asociaciones protectoras de animales hacen con frecuencia campañas de esterilización gratuitas o de bajo costo. Consulta aquellas que se encuentren en la zona donde vives y checa los requisitos necesarios para llevar a tus mascotas.

4. Sólo es necesario esterilizar a las hembras

La realidad es que, sin importar su sexo, todas las mascotas deberían ser esterilizadas, ya que un macho sin supervisión puede preñar a varias hembras en poco tiempo, lo cual contribuye a la sobrepoblación y el abandono animal. Por otro lado, como ya mencionamos, en ambos casos se previenen diversas enfermedades.

5. Esterilizarlos hará que engorden

Aunque es cierto que los requerimientos nutricionales de los perros y gatos bajan cuando sus órganos sexuales son removidos, el sobrepeso no es causado por la esterilización como tal, sino por dar más alimento del necesario.

Entonces, es recomendable que cambies de alimento por uno bajo en calorías o reduzcas la cantidad diaria del que come regularmente (consulta la mejor alternativa con su médico veterinario), y que complementes esto con paseos diarios para que se mantenga activo y tenga una adecuada quema calórica.

Edición: Eduardo Luna

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips