Sección: Tips

Cuando los hijos se van de casa

Viernes, 2 de Febrero de 2018 08:30
Visitas: 2127Comparte en:

Se conoce como síndrome del nido vacío a la crisis que viven los padres en esa etapa en que los hijos abandonan el hogar, ya sea por estudios, vivir independientes o hacer su vida en pareja.

Es natural que la partida de los hijos se resienta ya que todo cambio que se vive genera una crisis. La crisis por definición es aquello que vivimos cuando una situación llega y rompe con la estabilidad alcanzada, aunque ese suceso sea para bien. Esta crisis durará el tiempo que a la persona le tome en adaptarse a la nueva situación.

Pero lo principal para la resolución de esta crisis es la actitud que se tome al respecto. Si los padres ven a los hijos como algo que los une, y sienten que sin ellos nada tiene sentido, entonces vivirán esa etapa de una forma sufrida, ya que no le encontrarán sentido al estar juntos, pues no se ven como pareja , solo ven como padres .

Sin embargo, si ven esa etapa como la culminación de la meta que como padres se tiene, lograr que los hijos sean independientes, se sentirán también orgullosos de sus hijos y de sí mismos. Verán esta etapa como la oportunidad de enfocarse más en la relación de pareja, como ese comenzar de nuevo, solos los 2, para lograr otras metas y proyectos en pareja. Disfrutarse, reavivar la pasión, enfocarse uno en el otro.

En muchos casos quien resiente más este cambio es la mujer, porque en nuestra cultura (latina), aún muchas personas asocian la crianza y educación de los hijos a la mujer, independientemente de si trabaja o no, y el padre se asocia más como la figura proveedora. La madre puede en determinado momento sentir que su meta en la vida era estar ahí para los hijos, y eso pudo llevarla a haber descuidado su vida personal y sus proyectos de vida individuales.

Pero esta nueva etapa es una etapa para abrirse a explorar situaciones nuevas, plantearse metas en función al crecimiento personal, disfrutar de ese tiempo que anteriormente con los hijos no se tenía en igual cantidad.

Algunos ejemplos de las actividades que pueden disfrutarse en esta nueva etapa pueden ser:

1.- Algún curso de su interés: computación, tejido, manualidades, idiomas, etc.

2.- Hacer actividad física: caminar, natación, algún deporte de su elección, clases de baile, etc. 3.- Viajes

4.- Citas románticas : cenas, conocer restaurantes, cine, paseos recreativos, parques y lagos.

Hay una frase que dice: a los hijos hay que dejarlos ir, y es cierto, a los hijos hay que darles libertad, fomentarles independencia, permitirles su crecimiento, para que logren alcanzar su felicidad. Lo vemos en la naturaleza, y la naturaleza es sabia, las madres cuidan, alimentan, procuran a sus crías solo hasta el tiempo en que logran hacerlo por sí mismos.

Sigamos ese ejemplo para cumplir realmente con el rol paterno/materno: dejar que los hijos sean sin nosotros.

Así que si te encuentras en esta nueva etapa, y tus hijos están haciendo su vida fuera de casa, no te estanques en la tristeza ¡considéralo un gran logro!

Los sentimientos como tristeza y enojo son algo natural y son parte del duelo que se vive tras esta separación, pero no hay que estancarse en esos sentimientos, la vida sigue y nosotros somos los encargados de vivirla plenamente.

Renuévate como persona, disfruta de haber logrado jubilarte de tu trabajo como padre/madre. El presente como su nombre lo dice, es un regalo, y no hay que desperdiciarlo. ¡Vive el hoy!

Edición: Eduardo Luna

Grupo Radiza Chihuahua


Más de Tips